Viernes 20 de Abril del 2018

Compañias navieras enfrentan avalancha de nuevas leyes ambientales

Transporte marítimo emite solo el 2,7% de todo el CO2 producido por el hombre

Evitar la contaminación era uno de los objetivos originales de la Organización Marítima Internacional (IMO, por su sigla en inglés), cuando fue creada, en 1948. Sin embargo, la elaboración de normas medioambientales se ha intensificado en los últimos años y la organización ha dirigido su atención a cosas tales como los gases que salen de sus chimeneas y las especies foráneas invasoras que entran y sales de los tanques de lastre.

La industria naviera se enfrenta ahora con el costo de cumplir con un diluvio de nuevas normas.

Lo anterior en un escenario de oferta versus demanda en crisis para los operadores navieros. Mientras los plazos para el cumplimiento de estas reglas se acercan, las compañias navieras están llamando la atención de los entes reguladores. Masamichi Morooka, presidente de la Cámara Naviera Internacional (TCS) advirtió el 19 de marzo que el costo podría llegar a "cientos de miles de millones" de dólares.

Uno de los gastos más grandes será en combustibles más limpios. Los buques queman crudo barato, no refinado, cargado de azufre y otras suciedades. Todo eso no pasa cuando el petróleo es refinado. Así que, en 2005, la IMO empezó a limitar el contenido de azufre de los combustibles marítimos, especialmente en las "zonas de control de emisiones" a lo largo de las costas densamente pobladas de América del Norte y Europa. Los buques tendrán que comenzar a quemar combustible de mejor calidad, similares al diesel.

Las compañías navieras también están bajo presión para reducir sus emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero.

La IMO reconoce que los buques causan alrededor del 2,7% de las emisiones totales hechas por el hombre, un poco más que los aviones, pero mucho menos que los autos y camiones. En virtud de un convenio que ha entrado en vigor este año, los buques tendrán que incorporar medidas con el objetivo de reducir sus emisiones en un 20% para 2020 y 50% en 2050.

Pero eso puede ser sólo el comienzo. La IMO está estudiando nuevas medidas "basadas en el mercado", como hacer que los operadores navieros compren bonos negociables para emitir CO2.

La IMO también está presionando con nuevas normas sobre la administración de aguas lastre a bordo de las naves .

Estas pueden entrar en vigor este año, una vez que los gobiernos sean signatarios de los convenios. Se estima que alrededor de 60 mil buques en todo el mundo necesitarían ajustar una o más unidades de limpieza de agua de lastre, con un costo de hasta USS 1,7 millones cada una.

En ese caso, las empresas de transporte marítimo podrían ser golpeadas con una cuenta del orden de US$ 50 mil millones. No está claro cómo van a persuadir a los bancos a prestarles el dinero para esto dado que es una inversión sin retorno.

Al contemplar el costo de todo esto, los empresarios navieros se están dando cuenta de que no han sido muy buenos en defender su negocio. En una conferencia reciente en Atenas, John Platsidakis acoto: "Llevamos 90% del comercio mundial y sólo emitimos el 2,7% del CO2, pero nos tratan como si estuviéramos actuando con indiferencia al medio ambiente".

Philip Roche, un abogado de Norton Rose, quien asesora a las industrias de transporte en materia regulatoria, dice que las compañías aéreas, han sido más inteligentes que las empresas navieras.. Pero el sector del transporte marítimo es más grande y más

fragmentado que el sector de la aviación, lo que hace que sea más difícil que presenten un frente unido. Muchas pequeñas empresas navieras familiares tienen dueños de bajo perfil y carecen de relaciones públicas sofisticadas que tienen las empresas gigantes de la aviación.

Craig Gasón, editor técnico de Lloyd's List, dice que algún tipo de consolidación o al menos una mayor cooperación entre las compañías navieras tendrá sentido. El lento actuar de la industria naviera significó la implantación de normas que fueron aprobadas antes de que tuviesen la oportunidad de oponerse a ellas. Y una vez que son aprobadas, es mucho más difícil de conseguir cambiarlas.

Fuente: The Economist

Comentarios (0)

Iniciar sesión para comentar noticia

Debe >> Iniciar sesión para comentar noticia.

Últimas noticias

Hapag-Lloyd and CSAV sign merger deal to create the world’s fourth biggest carrier

Hapag-Lloyd and CSAV have signed a binding agreement on their merger discussions that is expected to see the Chilean carrier become the largest shareholder in the merged group.

OPEP revisaría en una reunión extraordinaria baja del crudo

Los gobiernos de los países miembros de la OPEP están analizando la posibilidad de convocar una reunión extraordinaria

Complejo Agroindustrial Beta planea facturar US$ 200 millones al año en el 2018

La firma de Víctor Matta Curotto –también dueño de Exalmar– se convirtió en el líder nacional de exportación de la uva Red Globe en el 2012

Perú Marítimo

A menos que se indique lo contrario todo el contenido del sitio es Copyright © Perú Marítimo. Queda prohibida la reproducción, ya sea electrónico o de otra manera, sin el permiso de Perú Marítimo. Por favor siga los enlaces correspondientes para obtener información sobre nuestras Políticas de Privacidad y Términos de Uso.

Movlim Diseño Web